Lo que no se escribe, se olvida